¿Vuelve la primavera...?


La tarde fue cayendo y pronto nos invadio la noche, las faroles se encendían, pero todo seguía igual...nadie se inmutaba la gente seguía caminando, los niños jugando en los parques con las pocas hojas de los arboles que caían, los ancianos paseaban y juntos en grupos se sentaban a ver quién pasaban por esas calles tan extreñas pero a la vez tranquilas y seguras para lo viandantes.



Un día no muy lejano a hoy un buen amigo me dijo que la primavera había vuelto, en ese momento imagine miles de escenas que había vivido en verano, parte del otoño y lo que me gustaria que fuese del invierno y comprendí que debes de vivirlo para disfrutar de ese momento, dejar que nuestro reloj de arena vaya desprendiéndose de cada granito hasta ver que cae el último de éstos y en ese momento disfrutar aún más de las cosas.





Los jovenes gozan de poder estar juntos cada segundo y lo aprovechan.





Este amigo mio, me decía ¿por qué no salés hoy a la calle con el sol y el calor que hace?Yo le respondí que debía de hacer una pila de cosas pendientes, aquello que aparcamos porque queremos retrasar lo maximo y finalmente debes hacer porque sino se te come.





El miedo en ocasiones es como una pila de cosas pendientes, debemos de enfrentarnos a él, ser guerreros y resguardar todo aquello por lo que hemos luchado, esos sueños que cuando eres pequeños, introduces en una capsula del tiempo y veinte años depués la abrés.


Cuando ha pasado ese tiempo quizás no se hayan cumplido los sueños o deseos que de niño deseabas, pero sea por lo que sea tú has luchado por otros, que quizás se acercaban más a tus gustos y que junto a tí y los tuyos te han ayudado a luchar para conseguirlos. En ese momento el miedo lo vencemos, porque somos más fuertes, aunque debo de confesar que el miedo, es una particula que por siempre estará con nosotros sólo debes de enfrentarte a él, y saber capearlo, como hace el capitán del barco cuando hay temporal.





Con estó sé que la primavera no ha llegado, queda nada para ello, pero quiero aprovechar cada momento sin miedo de lo próximo que yo desconozco, qué será y quién estará, hoy sólo recuerdo los momentos que más feliz me han echo sentir esta semana, los que me han echo llorar y que gracias a ellos soy más fuerte.





Como le dije a una amiga, brindo por el romanticismo, porque si no lo hubiera descubierto, ahora no pensaría en tu visita de la forma que lo hago, no olvido, las risas y los brazos que cada vez estoy más contenta de ser yo la protagonistas de ellos.




LUNILU


1 comentario:

XiViRiFlÁuTiC dijo...

Por fin he podido sacar tiempo para poder leer tu entrada!! Tiene gracia, yo escribí sobre otoño, tu sobre primavera... alguno de los dos tendra razon no? o quizas los dos... nunca se sabe.